Seleccionar página

Ya son muchos los blogs, periódicos y medios en general que se dedican el último y primer mes de cada año a realizar informes y prevenir tendencias en muchos de los aspectos de la vida, y el e-learning no se ha escapado.
Quizás la tendencia más segura es que seguirán llenando nuestro vocabulario de anglicismos porque todavía nuestro idioma no se planteado seriamente modernizarse. (una pena). Vamos al grano.
Sin duda la principal tendencia dentro del e-learning para este año será la presencia de los micro cursos a través del video. La presencia del video como herramienta educativa en el ámbito del e-learning es una realidad pero la tendencia es la utilización de videos como propios cursos. La presencia de cursos en los que se necesitan muchas horas de dedicación pasarán a ser cursos más especializados y concretos en los contenidos para hacerlos más cortos en lo temporal. La rapidez de nuestra vida y la necesidad de conocimientos concretos en un área son sin duda una apuesta de futuro.
Cursos colaborativos. La creación de cursos unipersonales han sido la tónica habitual y donde un profesor es el responsable del mismo. La tendencia actual es a la implementación de cursos colaborativos donde varios profesionales de diferentes áreas formativas serán los responsables de un curso con el objetivo de ampliar el contenido y dar respuestas más específicas a los alumnos.
El Big data llega a la educación y por ende al e-learning. Las aplicaciones de big data en diferentes aspectos de nuestra vida son una evidencia. El Big data está dando respuestas a muchos problemas de la sociedad a través del estudio de los datos que generamos. El big data ha entrado con fuerza en sectores como la sanidad donde desde hace años está consiguiendo grandes avances y seguramente en 2018 el bigdata llegará a la educación para ofrecer soluciones y mayor conocimiento tanto de los deseos de formación como en las técnicas con las que mejor resultados se obtienen. Como objección al big data en el e-learning deberíamos considerar el factor emocional tan presente en los procesos de formación y conocimiento.