Si quieres obtener la opinión de tus alumnos acerca de la formación que has impartido es porque realmente te importa y te preocupa que hayan aprendido y que estén satisfechos con el resultado. Conseguir este feedback por parte de los estudiantes es fundamental para mejorar los contenidos y la metodología de enseñanza. En muchas ocasiones no somos conscientes de la necesidad de incluir, excluir o sustituir material de nuestro curso hasta que no hablamos con alguien que lo vive más de cerca aún que nosotros: tus alumnos.

Además, por la naturaleza del elearning y su relación con las nuevas tecnologías, innovar en formación online es un proceso constante y una de las claves de la receta para el éxito. Y no hay mayor innovación que contar con tus estudiantes para mejorar el contenido y la metodología de la formación que les ofreces.

Cada edición del curso que se imparte debe tomarse como una oportunidad para mejorar y optimizar el proceso de aprendizaje. Por ello, diseñar formas de conseguir una opinión sincera de los estudiantes debe ser una prioridad como lo es el propio contenido en si.

Algunos profesores son reticentes a pedir estas opiniones por temor a recibir una crítica. Sin embargo, muchas de esas críticas serán constructivas. De hecho, es en esas en las que debemos centrarnos. Es un proceso enriquecedor que nos hará crecer como profesionales. Además, hacer que el alumno se sienta parte del proceso y transmitirle que nos importa su opinión, es una gran valor añadido para nuestra formación.

Estas valoraciones son la llave para mejorar la calidad de nuestro modelo de enseñanza. Darles la espalda, es dárnosla a nosotros mismos. Nadie está tan cualificado para juzgar nuestro curso como aquellas personas que lo están experimentando.

2 Formularios para obtener la opinión de tus alumnos según el momento

Cómo obtener la opinión de tus alumnos según el momento

Si obtener la opinión de tus alumnos es tan importante para seguir mejorando constantemente, no debería ser tratado como algo ajeno al curso. Tienes que considerar la retroalimentación como parte inherente a la formación. Por ello, hay que plantearlo como una conversación y no como un cuestionario que los alumnos rellenan por compromiso. En la mayoría de los casos, los estudiantes están acostumbrados a que las encuestas de satisfacción son un mero trámite que deben cumplimentar. Sienten que sus opiniones no son realmente tenidas en cuenta.

Por eso, es vital crear una conversación para que entiendan que su opinión no sólo no es simplemente un trámite, sino que la necesitamos. Por eso tenemos que contestar a las encuestas inmediatamente y de forma personalizada e individual. Sólo así mostraremos que nos importa la opinión recibida. Dentro de las posibles clasificaciones que vamos a hacer, comenzaremos por distinguir dos tipos de formularios:

1. Formularios durante las clases y el proceso de formación

Puedes obtener la opinión de tus alumnos durante la formación requiriendo formularios por ejemplo al final de algunas clases. Deben ser anónimos para que el estudiante sienta total libertad para expresarse. La ventaja de no esperar al final del curso es que puedes ir corrigiendo algunos aspectos durante la marcha. De esta manera, involucras más aún a los alumnos en su proceso de aprendizaje. Puedes utilizar herramientas como Socrative para que te respondan desde sus dispositivos digitales de manera cómoda y rápida. Las respuestas se envían en tiempo real, por lo que puedes destinar unos minutos de la clase a esta labor para asegurarte de que responderán al cuestionario.

Si intuyes que algún tema no se va a comprender o va a resultar muy complejo, puedes preguntarlo abiertamente e incluso pedir consejos para mejorarlo.

2. Formularios online tras el proceso de formación

Una vez terminada la formación, contacta por email con tus alumnos y hazles saber que te interesa su opinión, y plantea que necesitas su ayuda para mejorar.

Es recomendable que insistas enviando varios recordatorios ya que el nivel de participación en las encuestas digitales suele ser bajo. De esta manera, aumentas las posibilidades de que respondan.

3 Formularios externos para obtener la opinión de tus alumnos

Para obtener la opinión de tus alumnos puedes crear formularios utilizando los modelos que encuentras en plataformas elearning como Moodle, que ya integran esta posibilidad. Pero si no utilizas este tipo de plataformas o si lo prefieres, también puedes utilizar recursos externos para generarlas. Nosotros te recomendamos estas herramientas:

  • Formularios de Google: son la opción gratuita más sencilla e intuitiva. Encontrarás a tu disponibilidad diferentes plantillas que puedes personalizar con tus preguntas. Además tienes la opción de añadir diferentes encabezados y dividirlo en páginas. Cabe destacar que puedes insertar una imagen o incluso un vídeo en tu encuesta si lo consideras necesario.
  • Typeform: Tiene un resultado visual más atractivo y original. Tienes varias opciones para realizar preguntas de manera diferente. Aunque tiene una opción de pago, la versión gratuita es bastante completa.
  • SurveyMonkey: es una de las herramientas más utilizadas por los profesionales elearning. Las respuestas se pueden recibir en tiempo real o publicarse posteriormente. Dispone de una mayor variedad en la tipología de las preguntas. Además, incluye una opción de exclusión en función a las respuestas que se van obteniendo, variando así la misma encuesta entre diferentes participantes. Esto se traduce en que el alumno no encuentra preguntas irrelevantes o sin sentido.

Las tres herramientas tienen la posibilidad de enviar la encuesta mediante un enlace o por mail, así como insertarla en un blog o una web.

Cómo conseguir que los estudiantes respondan a tus formularios

Cómo lograr que los estudiantes respondan a los formularios

Como decíamos, para obtener la opinión de tus alumnos es necesario crear una conversación digital entre ambas partes. Necesitas que el mayor número de alumnos responda, ya que debes asumir que la calidad de tu formación depende directamente de ello. Así que necesitas incentivar este proceso. Para ello, hay varias posibilidades.

Puedes hacer una retroalimentación continua, es decir, incluyendo tus formularios en el contenido. Algunas propuestas para llevar esto a cabo son hacer encuestas en mitad de los temas o como asignaciones al final de los mismos.

Otra posibilidad es llevar a cabo la retroalimentación de manera obligatoria. Debido a la naturaleza de la formación online, los alumnos asumen realizar las actividades consideradas obligatorias, saltándose las que no lo son. Una forma de llevarlo a cabo es asignar puntuación (aunque sea casi testimonial) a la realización de estas encuestas.

Sin duda la mejor manera de conseguir respuesta es hacer que los alumnos sientan que su opinión cuenta. Para ello, puedes establecer pautas de respuesta (3 horas, 8 horas, 2 días hábiles), y comunicarlo, para que de esta manera los alumnos sepan cuándo esperar una respuesta. Y por supuesto, no respondas con plantillas, es decir, “buena aportación”, “gracias por tu comentario”, etc. Toma tu tiempo para leer las respuestas y contesta de forma personalizada.

Los formularios son la mejor herramienta para mejorar tu curso